Informe Trànsit: De hombres adultos a niñas adolescentes

A continuación podéis descargar el Informe completo así como el resumen. Para cualquier duda o consulta: hola@feministes.cat

De hombres adultos a niñas adolescentes: cambios, tendencias e interrogantes sobre la población atendida por el Servei Trànsit en Cataluña 2012-2021

Resultados principales

  • Desde que en 2012 se crea el Servicio Tráfico especializado en disforia de género en Cataluña, el nombre de personas atendidas ha crecido de forma sostenida. En 2021 (último año de la serie) representa el 26,8% del total de casos desde 2012.
  • Entre 2016 y 2021 el número de personas atendidas en Tráfico se ha cuadruplicado y ha pasado de 366 en 2016 a 1.454 en 2021. Esta cifra hace referencia a los nuevos casos que se producen anualmente, y no incluye a las personas atendidas en años anteriores que siguen acudiendo al servicio.
  • De las 5.418 personas atendidas entre 2012 y 2021 más de la mitad eran mujeres (el 51%, o 2.763), un 45,3% eran hombres (2.456) y de un 3,7% el sexo no se registró .
  • El Servicio Tráfico atiende cada vez a más mujeres, que han pasado de ser el 38% de las personas atendidas entre 2012 y 2015 a ser como mínimo el 51% en 2021 (y el 55,2% de los casos donde el sexo se ha registrado).
  • Del total de personas atendidas entre 2012 y 2021 un tercio (34,9%) eran menores de edad y dos tercios (64,7%) eran menores de 25 años.
  • El Servicio Tráfico atiende a cada vez más menores. Mientras que en los primeros años el porcentaje de menores era bajo, en 2021 los menores de edad han supuesto el 40,4% de las personas atendidas.
  • La media de edad de las personas atendidas ha caído 12 años de 2012 a 2021, desde los 35 años en 2012 hasta alrededor de los 23 años actualmente.
  • Entre las personas atendidas, existe un patrón de edad claro, persistente y diferenciado por sexo. La mayoría de casos de menores de edad son niñas (65,4%) mientras que, entre los mayores de edad, los hombres son 53,7% y alcanzan el 69,4% entre los mayores de 30 años.
  • Por grupos de edad y sexo, los incrementos son dispares. De 2015 a 2021, el grupo de edad que más aumenta es el de 10 a 14 años, con un incremento del 3.480% en el número de casos, un incremento que es del 5.700% en el caso de las niñas y de un 1400% en el caso de los niños.
  • El número de operaciones quirúrgicas realizadas a las personas atendidas por el Servicio Tráfico se ha multiplicado por 5 de 2016 a 2021.

Presentación online

El pasado 1 de diciembre de 2022, desde Feministes de Catalunya convocamos una rueda de prensa online abierta para presentar nuestro informe sobre el Servei Trànsit, a la que se inscribieron más de 200 personas. La presentación contó con la intervención de tres compañeras, que explicaron, respectivamente: por un lado, los diferentes modelos de atención a la disforia de género y la cronología de su adopción en Cataluña; en segundo lugar, el análisis cuantitativo de nuestro informe en base a los datos obtenidos del Departament de Salut; y finalmente, una comparación de los resultados de nuestro informe con otros documentos publicados sobre Trànsit y el contexto internacional de cuestionamento del modelo afirmativo de abordage de la disforia de género. Hasta donde llega nuestro conocimiento, el informe de Feministes de Catalunya es el documento más completo sobre la población atendida por el Servei Trànsit, su evolución temporal, y los cambios significativos en su composición demográfica.

Comparecencia en el Congreso

Intervención del pasado 16 de diciembre de 2022 en la Jornada parlamentaria ‘Ley Trans’: Comparecen los Expertos, celebrada en la Sala Constitucional del Congreso de los Diputados de España. Desde Feministes de Catalunya presentamos los resultados principales del informe y denunciamos el aumento exponencial de menores tratados en los Servicios de Identidad de Género.

Silvia Carrasco, profesora de antropología social de la UAB y presidenta de Feministes de Catalunya

Cada vez más niñas adolescentes piden “transiciones de género”: ¿Por qué tantas niñas no quieren ser mujeres?

En Cataluña, la Ley 11/2014, de 10 de octubre, para garantizar los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros e intersexuales y para erradicar la homofobia, la bifobia y la transfobia, propugna el “modelo afirmativo” de tratamiento de la disforia de género, un profundo malestar y rechazo del propio cuerpo sexuado y el deseo de pertenecer al otro sexo. Siguiendo la ideología transgenerista, este modelo se basa en el autodiagnóstico de la persona, tenga la edad que tenga, y en la creencia de que se puede nacer en un cuerpo equivocado, con las consiguientes intervenciones para adaptar el cuerpo a aquello que denominan la “identidad de género sentida”. Ante la propuesta del Gobierno catalán de reformar la ley, y la tramitación en curso de una ley trans estatal, Feministes de Catalunya ha llevado a cabo una investigación sobre su impacto en la población menor basándose en datos proporcionados por el Departament de Salut sobre los casos atendidos por Trànsit entre 2012 y 2021. Trànsit es el servicio del Institut Català de la Salut especializado en transiciones de sexo -una ficción médico-legal, porque el sexo no se puede cambiar- que se ha ido ampliando con unidades en todo el territorio.

Sabíamos qué estaba pasando en los países de nuestro entorno. En septiembre de 2018, la ministra de igualdad del Reino Unido, alarmada por el aumento del 4.400% de niñas solicitantes de tratamientos de transición en menos de una década, encargó una investigación independiente que ha dado lugar al Informe Cass, publicado este 2022, cuyas conclusiones llevaron al cierre de la Unidad de Identidad de Género de la clínica Tavistock-Portman que atendía a la población menor y a modificar profundamente el modelo de atención.

Entre otras cosas, observan que no hay una evaluación fiable sobre los resultados de los tratamientos con bloqueadores de la pubertad, hormonas y cirugías de amputación de genitales en menores sanos, sin consenso médico y con protocolos denunciados por su propio personal sanitario y sin un abordaje psicológico inicial a partir de las preguntas clave: la primera, qué les pasa a estas niñas y por qué; la segunda, por qué hay una sobrerrepresentación de menores con vulnerabilidades psicosociales entre quienes solicitan iniciar transiciones. En diciembre de 2020, la joven Keira Bell ganó el juicio por negligencia médica contra el mismo servicio por haber sido inducida a hormonación cruzada y cirugías irreversibles como menor de edad, y ya son más de mil las familias que también han presentado denuncias.

En Suecia, en 2021, el Hospital Karolinska decreta la finalización de los tratamientos a menores con bloqueadores de la pubertad y hormonas cruzadas después de un estudio longitudinal que muestra que la salud mental de los menores no mejora con el tratamiento hormonal y, en cambio, sí que les causa graves lesiones. Desde entonces apuestan por un abordaje psicológico y ético de la angustia de los menores que rechazan su cuerpo. En Finlandia, desde el 2020, a partir de estudios con resultados similares de los servicios de atención a menores que quieren “cambiar de sexo”, deciden aplicar medidas todavía más drásticas, desmarcándose de los estándares marcados por el WPATH (Asociación Mundial de profesionales para la Salud Transgénero) y apostando por la psicoterapia por encima de cualquier tratamiento hormonal o de cirugía a los menores de 25 años.

¿Cuál es la situación de Cataluña? El volumen total de casos atendidos ha sido de 5.500 personas, con un aumento exponencial de más del 7.000% entre 2012 y 2021. Además, los nuevos casos anuales se han cuadruplicado entre 2016 y 2021 y solo los del año 2021 ya representan el 25% de los casos en los diez años analizados, evidenciando el impacto del confinamiento y la exposición a redes sociales.
La media de edad ha caído 12 años del 2012 al 2021, pasando de 34 a 22 años de media de los casos atendidos. El Servicio Trànsit atiende cada vez a más mujeres y a más menores con un patrón de edad claramente diferenciado entre mujeres y hombres que revela casuísticas muy diferentes: entre los menores de 0 a 9 años predominan los niños; entre los grupos de 10 a 25 años predominan las chicas; en el grupo de mayores de 30 predominan los hombres. Hay, por lo tanto, un cambio acelerado en el patrón demográfico de la población atendida: de hombres a mujeres y de adultos a menores. La mayoría de los casos de menores son niñas, la mayoría de los casos de adultos son hombres.

El aumento es alarmante entre las niñas preadolescentes y adolescentes: el 70% de los casos en los grupos de edad de 10 a 14 años y de 15 a 18 años son niñas y chicas. Es más, a pesar de que el incremento es también alarmante entre los niños, solo entre el 2015 y el 2021 se ha producido un incremento del 5.700% en niñas de 10 a 14 años entre los casos tratados por el Servei Trànsit. Por otro lado, es muy preocupante que haya un porcentaje creciente de casos en los que no se registra el sexo de las personas atendidas, que llega a ser de más del 10% en estos mismos grupos de edad. Por las tendencias observadas y la triangulación con datos de otras fuentes, podemos inferir que se trata de chicas. También podemos inferir que la mayoría de los casos atendidos reciben tratamiento hormonal; de hecho, en un informe del 2016, Trànsit reconoce que en más del 87% de los casos se proporciona la receta de hormonas en la primera visita, un dato corroborado por nuestra investigación cualitativa. Se trata de estimaciones conservadoras, porque ignoramos el volumen de menores tratados en pediatría y los casos de la sanidad privada, que no pasan por Trànsit.

De estos preocupantes resultados se desprenden muchos interrogantes, pero sobre todo, habría que saber a qué atribuye el Departament de Salut el cambio tan marcado en la composición demográfica de las personas atendidas por el Servei Trànsit, y este aumento exponencial tanto de menores en general, ya que son más del 40% de los casos atendidos, como muy especialmente, de niñas y chicas adolescentes. ¿Lo encuentra normal?

Nosotras no podemos aceptar que cada vez más menores rechacen su cuerpo sexuado y que cada vez más niñas, adolescentes y jóvenes no quieran ser mujeres, sin que nuestra sociedad -tan hostil con las chicas, que son objeto de una violencia sexual en aumento mientras los chicos la niegan- se pregunte por las razones de su malestar, mientras se les destroza la salud de forma irreversible y son abocadas a la dependencia farmacológica de por vida. Preguntas que las leyes trans consideran transfobia.

Es por eso que exigimos al Gobierno que se inicie una investigación independiente sobre Trànsit y que se revise el modelo afirmativo de tratamiento a menores basado en el auto-diagnóstico como se ha hecho en los países de nuestro entorno, que ya están dando marcha atrás. Las leyes trans solo sirven para enriquecer a la industria farmacéutica de la identidad de género, que ha pasado de unos beneficios de 8.000 millones de euros a más de 3.000 billones de euros en los últimos cinco años a expensas de su salud.